El AVE, ¿realmente vuela?

Ansiosos los ministros, ansioso RENFE, ansioso ADIF y ansiosos aquellos involucrados en el desarrollo de todas las líneas de “alta velocidad” en España. Todo listo para el 18 de junio; menos la seguridad.

Image

Cabina de un AVE

¿Necesitamos una línea de alta velocidad? 36,5 millones de euros han sido invertidos en diseñar y construir la línea de AVE más lenta de España. Parece irónica la falta de previsión, ya que el motivo principal de la moderada velocidad, es que RENFE puede circular hasta a 300 km/h en las vías de Alicante únicamente con el modelo Alstom S-100, para el cual las vías han sido homologadas. Sin embargo, la compañía ferroviaria sólo cuenta con estos modelos ya en servicio, operando entre Madrid y Málaga. Los diseños AVE de Talgo, tendrán que circular a menor velocidad por motivos de seguridad hasta el año que viene. Poco previsores, teniendo en cuenta que la primera infraestructura de este tren comenzó a funcionar hace ya 20 años con el recorrido entre Madrid y Sevilla y que la distancia entre la estación madrileña de Atocha y Alicante es menor que la que existe hasta la capital andaluza.

Se ahorrarán 50 minutos de recorrido con respecto al ALVIA que opera en la actualidad. Hay que tener en cuenta que el medio actual entre la capital del país y la costa alicantina, realiza paradas de entre 5 y 10 minutos en diferentes puntos del recorrido para dejar paso a otros trenes en tramos de vía única. El ALVIA llega a alcanzar un máximo de 250 km/h. El AVE tiene un límite de 310 km/h.

El tren AVE con salida desde Madrid-Atocha y llegada a Alicante tardará 2 horas y 20 minutos, un recorrido que el ALVIA hacía en 3 horas y 10 minutos. ¿Realmente ha merecido la pena la inversión de 36,5 millones de euros? ¿Podrían haberse mejorado las condiciones de las vías del ALVIA por un importe menor? La integración de este nuevo medio de transporte, obligará a muchos viajeros habituales a adquirir los billetes a un precio bastante más elevado (75€ frente a los 60€ del ALVIA) la reducción de circulación de los antiguos trenes será notable y su demanda elevada, aún supliendo la duplicación de servicios durante los meses de verano.

Por otro lado y para concluir, mencionar que ampliando RENFE los servicios en casi todas sus líneas de cara al verano, no existe ningún tipo de control de seguridad desde hace más de dos años en la estación de Alicante. El que se hace en Atocha es breve y sencillo, sólo han de colocar por el escáner bolsas y maletas, nada de abrigos y demás complementos. La seguridad es fundamental y podría hacer de todo el trabajo con el AVE y la reforma de la estación levantina, un problema muy grave.

Anuncios

Hiperrealismo: Creatividad vs. técnica

El hiperrealismo en es una manera de plasmar en pintura lo que más se asemeja a lo que nuestros ojos ven diariamente. Una imagen más objetiva, que no destaque para nuestra vista por características como grandes manchas, luz anómala, retratos imperfectos o líneas irregulares, pero sí nos llame la atención al saber que se trata de una pintura y nos haga dudar entre la realidad de una instantánea o la ficción.

Este estilo artístico requiere estudiar y comprender la técnica no sólo de la pintura, sino de la fotografía, los ejes del posicionamiento de los objetos o personajes y la habilidad de los pintores por adaptarse a los nuevos tiempos. Hoy en día la fotografía prevalece a la pintura, por su instantaneidad, por su accesibilidad y por su realismo. Cierto es que parte del fomento de la fotografía en la cultura mundial se debe al foto Periodismo, a la necesidad de estar informados, de poder saber cómo es la plaza de Times Square sin salir de nuestras casas. Por estos motivos, el detalle y objetividad que estos artistas plasman en sus obras se acerca mucho más a lo que las nuevas generaciones quieren y están acostumbradas a ver, además de requerir más dominio de la técnica, que otros estilos artísticos. La “edición” o el “retoque” del que hablamos en fotografía digital, en este tipo de pintura se encuentra en los detalles y en la fuerza que le podamos dar a un cuadro mediante nuestra técnica y talento.

No por ello la creatividad es menor en la pintura hiperrealista. Es fundamental, tras conocer la técnica fotográfica, lo creativo reside en la elección de una escena, de un personaje, de un lugar, así como de la elección del punto de vista, de la decisión de colocar un elemento en una posición y en el análisis de las denotaciones y connotaciones que tendrán los colores, fondos, objetos, formas, estaciones, sombras y demás elementos que queramos plasmar. En la segunda parte de la labor de estos artistas se combina tanto creatividad como técnica en la muñeca. Se requiere no solo talento natural, sino formación, técnica y recursos, materiales y paciencia.

Image

John Baeder, en ,Prout’s Diner (arriba) juega con la localización de la moda pop de los años 60, muestra un lugar con encanto, fácil de identificar, sin grandes ornamentaciones en su decoración, pero con un detallado fondo. No duda en plasmar hasta la fina antena que hay en el tejado. Tampoco ha descartado el trozo de pared que se muestra de la casa vecina. Todas esas decisiones y el producto final son consecuencia de una unión de talento, creatividad y formación técnica.

Kevin Carter: El Buitre Gris

Kevin Carter, que vivía todo con intensidad. Kevin Carter, impaciente con quien no le entendía. Kevin Carter, que quería que su gente, entendiera la situación de los negros. Kevin Carter, que sentía vergüenza de ser un sudafricano blanco. Kevin Carter, que murió por haber conseguido la instantánea.

Image

Tras años de habladurías, debates callejeros y rumores incansables, la emblemática imagen de una niña abatida, agachada y sin fuerzas al lado de un buitre, que tomó Kevin Carter durante la lucha por la liberación de Sudán en 1993, sigue siendo motivo de discusiones entre profesionales de la comunicación y otros.

Mientras unos defienden que Kevin fue a Sudán para fotografíar la situación de violencia y ese era su único cometido, otros atacan el hecho de que Carter, aún no estando allí de misión humanitaria, debería haber asistido a la niña al verla en tal estado. Si bien la fotografía de Kevin ganó un premio Pullitzer, no pasó desapercibida como otras miles que tratan las situaciones precarias del mundo.

Kevin describe en el documental La muerte de Kevin Carter cómo preparó el encuadre perfecto al ver la situación. Él sabía perfectamente que esa iba a ser la foto. También narra la manera en que la niña intentaba levantarse y luchaba por seguir caminando después de haber tomado la instantánea. ¿Podría haber ayudado Kevin entonces a la niña? La labor profesional de Kevin en ese caso era ejercer de fotógrafo, pero, ¿no sintió la necesidad humana de intentar acercarse a ella? Quizá en esa situación Kevin fuera respaldado por un ejército que le acompañara y sólamente le dejara desempeñar su trabajo. Pero eso nunca se sabrá.

Por otro lado, Kevin dijo sentirse mal y culpable porque su compañero y amigo murió mientras él concedía entrevistas por el premio Pullitzer que recibió gracias a la foto. Es probable que su problema con las drogas para mantener las “emociones bajo control”, evitara que el fotógrafo sufriera shocks al encontrarse en los escenarios de Sudán, pero sí al vivir una muerte tan cercana. Quizá la situación de la niña no le provocase tanta desolación como podría provocarle a quienes posteriormente vieron el encuadre.

¿De dónde sale este debate? Desde otro punto de vista, Kevin Carter pudo ser acusado socialmente por no asistir a aquella niña, por quienes lucharon por sobrevivir en Sudán en aquellos años y que vieron a Kevin como un asesino sudafricano blanco más.

“Si no se hubiera tomado esa foto, a día de hoy, no sabríamos de la existencia de Sudán.” Es probable que Kevin hiciera esta afirmación tras haberse generado la polémica y controversia alrededor de la imagen, porque probablemente existan fotos igual de representativas, previas y posteriores a la del fotógrafo, que no han generado tanto revuelo y que han sido ignoradas por el mundo. El buitre consigue que la imagen llame la atención por la miseria y la desesperación de ambos por encontrar alimento. Probablemente todo lo negativo que transmite el encuadre, haya germinado algo positivo en las conciencias de la gente y de futuros profesionales, que quizá vean con ojos solidarios, las situaciones similares a esta, que puedan vivir.

Música, internet y mitos que no creer

 Músicos que llenan un estadio de fútbol y músicos que no consiguen ni un euro en el metro. Músicos que no venden ni un cd y músicos que tampoco.
Llevar toda una vida invirtiendo en preparación vocal, técnica y conocimientos musicales, para jamás recuperar la inversión. ¿Es el éxito cuestión de suerte, contactos o talento?
A mi parecer, el éxito de un cantante está ligado, la mayoría de veces, a una canción exitosa, independientemente de que el cantante y/o músicos sean grandes profesionales. Com posiciones conocidas, tan agradables de escuchar como Me muero por conocerte de Álex Ubago o tan ridículamente pegadizas como Gangham Style, de un grupo Coreano del que mucha gente ni siquiera conoce su nombre. El triunfo de una canción se relaciona, en muchos casos, con la cantidad de veces que la escuchamos, vía boca a boca o medios. ¿Decide una radio qué canciones reproducir? Probablemente mucha gente no comprenda que si un medio retransmite incansablemente una composición musical, se debe a una burocracia comercial que hay entre una distribuidora o productora y ellos. En consecuencia, el rebaño que es cucha en sus coches o puestos de trabajo la radio, vuelve a casa cantando la canción, que sin darse cuenta han escuchado diez veces en una jornada de ocho horas.

Concierto de Estopa. Europa Press.

  Concierto de Estopa. Europa Press.

Por otro lado, hoy en día, todo el mundo cree saber que el “fenómeno fan” se relaciona directamente con la promoción que un artista se de en las redes sociales. Quizá no sea del todo cierto, quizá muchos de los que escucharon su single en la radio y en la televisión, ni siquiera conozcan más canciones del artista. El término “fan” está desprestigiado. Fanatismo y adoración el de los Rolling y los Beatles, que triunfaron gracias a la prensa y a sus giras mundiales. Retemos a día de hoy a que un artista, con una buena canción en la radio, siga espumando sin la ayuda del fenómeno de internet.
Internet que tanto daño y tanto bien hace a los artistas. ¿Sin él venderían discos? Lo dudo. Con él tampoco lo hacen, pero sí venden entradas para sus conciertos y con la auto promoción gratuita no han de invertir en publicidad en prensa.
La crisis financiera no afecta en absoluto a los músicos. Es la evolución tecnológica y social que lo hace. Quien sea fan seguirá queriendo conservar el disco original de su ídolo y sentirse orgulloso de ser uno de los pocos que invierte en formato físico. Mientras tanto, los espectáculos que crean para captar la atención del público y la cultura de la fiesta creciente entre los jóvenes, favorecen la venta de entradas a eventos.
Si se quieren dedicar al mundo del espectáculo y la música, mi consejo desde el limitado, pero intenso conocimiento musical, es que se dirijan al público infantil. Tómese un minuto para pensar por qué.